vista de un ojo sin ojeras

¿Sabías que las ojeras tienen tratamiento?

Las ojeras no suelen ser un tema de consulta. Es más, yo veo llegar pacientes con unas ojeras bastante marcadas y cuando les pregunto si desean tratarlas, la respuesta es casi invariablemente: “mi abuela las tenía… mi madre las tiene… las tengo desde que tengo memoria…” Es decir, parece que las ojeras son una maldición que viene de familia y que hay que asumir, porque no se pueden tratar.

Pues no, debéis de saber que las ojeras tienen tratamiento y pueden suavizarse muchísimo y con un resultado mucho más satisfactorio que el maquillaje corrector de todos los días que marca nuestras arrugas y nos da un aspecto más “pesado” y menos natural.

Sabéis que mi objetivo es siempre que todos mis pacientes me entiendan, así que dejando al margen las clases de anatomía y fisiología, podemos dividir las ojeras en tres tipos:
– Oscuras: es lo que vulgarmente llamamos cara de Oso Panda por el color oscuro que rodea el ojo.
– Hundidas: no tenemos un tono oscuro bajo el ojo, pero vemos una especie de surco que se prolonga desde el ángulo interno del ojo hacia abajo y aportan una cara de cansancio permanente.
– Oscuras y hundidas: es una combinación de ambas, el tipo visiblemente más grave. Pero no te preocupes, también podemos tratarlas.

En el caso de ojeras oscuras, tenemos una mezcla de mala circulación con una piel muy finita que deja entrever la sombra de estos vasos congestionados que están debajo. Hay una solución muy buena para estos casos: la Carboxiterapia, una técnica donde se aplica mediante unos pinchacitos minúsculos e indoloros gas carbónico en la zona de la ojera que mejorarán la circulación de la sangre. En menos de 5 minutos conseguiremos aclarar muchísimo el tono oscuro clásico de la ojera y que es tan difícil de disimular con maquillaje.

Para la ojera hundida, el enfoque es completamente diferente. En este caso lo que tenemos es una depresión, por lo tanto no servirá con mejorar la circulación. Lo que tenemos que hacer es rellenar dicha depresión con un poco de ácido hialurónico, pero, atención, no sirve cualquier ácido hialurónico. Tiene que ser uno específico para evitar todo tipo de efecto secundario y que el resultado sea perfecto. Este tratamiento también se lleva a cabo con un pequeño pinchazo indoloro, el resultado es inmediato y dura alrededor de un año.

En el caso de la ojera “mixta” realizaremos una combinación de ambas técnicas, dependiendo del caso concreto.

¿Qué efectos secundarios podemos tener? Muy pequeños… Por experiencia, algún pequeño hematoma que dura unos días y que se disimula perfectamente con maquillaje. Nada que nos deba de echar para atrás en un tratamiento que aporta con tan poco y tan rápidamente tanta frescura y juventud a la mirada. De verdad, ¡os animo a probarlo! Los resultados os dejarán encantados.

Y si aun tienes dudas, ¡pregúntame! Estaré deseando aclararlas.

Puedes seguirme en facebook o Instagram

Artículos recientes
Mostrando 2 comentarios
  • Blanca
    Responder

    Me encanta tu blog

    • Graziella Moraes
      Responder

      Gracias Blanca. Yo encantada de que me sigas 😉

Escribe tu comentario