¿Cuándo debo hacerme una higiene facial?

Seguro que muchas veces te lo has preguntado, pero es que saber exactamente cuándo debemos hacernos una higiene facial, depende de muchos factores.

Con este post esperamos poder despejar tus dudas y que si te hace falta, no esperes más para hacerte una limpieza facial.

El tiempo que debemos esperar, va a depender de cada tipo de piel, de donde trabajes, de los hábitos de vida que lleves, si te cuidas o no la piel, si te desmaquillas todos los días, de la edad, etc.

A nivel general, mínimo deberíamos hacerla cada 6 meses. Todo va a depender de como cuides tu piel.

Pero claro, una persona que se maquilla todos los días y no se desmaquilla bien por la noche, o una persona que trabaja en un cocina recibiendo constantemente vapores, grasas…etc., esa persona necesitaría hacerse una limpieza facial cada 2 meses por lo menos.

Una persona con tendencia a sufrir acné, tiene que hacerla más seguido que una persona que no tiene, puesto que la piel es más grasa. En este caso, lo ideal sería hacerla cada 3 meses.

Otra cosa en la que nos podemos fijar y nos va a indicar que debemos hacerla ya, es cuando aparecen los famosos “puntos negros”, pues estos nos están indicando que el poro ya está  tupido y tiene demasiada suciedad.

Por supuesto las limpiezas faciales deben hacerse por profesionales, nada de apretar con los dedos tu misma, porque la piel tiene que recibir calor, debe hacerse con guantes y con mucho cuidado.

Los pasos a seguir para una higiene facial, son:

Lo primero, se limpia la piel con un producto que no cambie el PH fisiológico ni altere la barrera protectora de la piel, con una línea de Esthederm que nos garantiza esos pasos, la leche limpiadora, que sirve para pieles sensibles y para pieles normales.

Después utilizamos un producto desincrustante, este producto entra en contacto con la suciedad y la extrae de manera muy suave y así hacemos una limpieza más profunda.

A continuación, utilizamos un gomage, que es  un producto que limpia aún mas en profundidad y además hace un poco de exfoliación, y lo que hace es actuar más en profundidad y eliminar las células muertas.

Acto seguido se aplica calor, nosotros no utilizamos vapor ya que reseca más la piel, asi que preferimos calentarla con radiofrecuencia, para ayudar a la extracción, y con esto lo que vamos a conseguir es ayudar a abrir los poros, aumentar la producción de colágeno, dar luminosidad y brillo. La piel así, estará preparada para la extracción.

Procedemos a la extracción controlada (hay que saber quitar los granos), no más de 5 minutos en una limpieza porque si no inflama la piel, y al final la piel quedaría peor si empleásemos más tiempo en la extracción.

Recuerda: Si tienes demasiados puntos negros que llevarán más de 5 minutos, lo que hay que hacer es limpiezas más seguidas.

Por último, terminada la extracción, aplicamos una mascarilla calmante para cerrar los poros, (obviamente no podemos dejarlos abiertos), un serum para hidratar y una crema de protección.

 

Lo normal es que una persona que ha hecho una limpieza facial, no vaya a la playa, ni piscina, ni sauna…ni sitios de mucho calor en el día del tratamiento.

 

También es verdad que la higiene facial, no es solo para eliminar puntos negros, tambien sirve para eliminar células muertas, renovar y oxigenar la piel.

⇒Queremos que veas este video en donde te explicamos todos los pasos de una higiene facial.

Esperamos que este post te haya sido de ayuda para conocer un poco más sobre la higiene facial.

Si estabas dudando en hacerte una, pide tu cita lo antes posible y no lo dejes pasar.

Y si tienes dudas, puedes escribirnos en los comentarios y estaremos encantados de responderte.

Puedes seguirnos en nuestra página de Facebook para estar al tanto de todas nuestras noticias y novedades.

Artículos recomendados

Escribe tu comentario