en Medicina estética

¿Es lo mismo el Botox que el Ácido Hialurónico?

 

¡Hola a tod@s! Hoy os vengo a hablar de una duda que, si no me equivoco, tenéis muchas mujeres (y hombres también) y que al menos dos o tres veces a la semana, en la consulta me lo preguntan; Graziella, ¿pero el botox y el ácido hialurónico no es lo mismo? Ó  “Yo quiero ponerme botox en los labios”.

Y es por eso que noto muchísimo que los pacientes no saben cuál es la diferencia.

Así que empecemos por definir cada uno de los conceptos.

La toxina botulínica o comúnmente conocida como “botox” (que así se le llama por la marca comercial), es un principio activo biológico que lo que va a hacer es bloquear las señales nerviosas y paralizar el músculo de manera suave y temporal.

Digamos que es un medicamento que está encargado de paralizar o suavizar la musculatura, entonces lo vamos a poner siempre en zonas en donde es necesario disminuir la fuerza de la misma.

Por otro lado, el Ácido hialurónico, es una molécula que existe naturalmente en la piel, en los cartílagos, en el tejido conjuntivo, lo que pasa es que con el paso del tiempo, perdemos la cantidad de hialurónico que vamos teniendo en la piel de por sí, su función es ayudar a la piel a retener agua y por eso da una capacidad importante de hidratación.

El Ácido hialurónico tiene dos funciones principales, dependiendo del grado de reticulación que tenga el hialurónico, podemos poner uno de un grado de menor reticulación para hidratar o uno de mayor reticulación para dar voluminosidad.

Entonces, resumiendo:

La toxina botulínica: Disminuye o suaviza la fuerza de la musculatura.

y

El Ácido hialurónico: Hidrata, voluminiza o trata arrugas que estén estáticas, tipo surcos.

Teniendo en cuenta estos 2 conceptos y para qué sirve cada uno de ellos, podemos utilizarlos dependiendo de lo que necesite el paciente.

La toxina botulínica la usaremos siempre y cuando queramos disminuir o suavizar las líneas de expresión, son tratamientos que van a actuar en la musculatura y lo que queremos es suavizarla, para que esa musculatura al trabajar no tire de la piel y forme esas líneas de expresión tan marcadas como el entrecejo, las patas de gallo o las arrugas horizontales de la frente.

Es muy típico creer que el botox trabaja sobre la piel, pero no es cierto, lo que hace es suavizar la musculatura, entonces no tira de la piel y por consiguiente la arruga desaparece o disminuye considerablemente.

¡Además el botox tiene un efecto de prevención muy interesante!

Si es la musculatura la que produce las arrugas… si nosotros le disminuimos la fuerza del músculo, vamos a prevenir a la larga que esas arrugas aparezcan.

 

Con esto quiero decir, que el botox no tiene por qué ponerse cuando estás llena de arrugas, se puede poner antes para evitar así que salgan las arrugas o las líneas de expresión que tan poco nos gustan.

 

Vamos a poner Ácido hialurónico siempre y cuando falte volumen en alguna zona facial, y queramos hacer una voluminización o una reposición de volumen o una hidratación.

Por ejemplo, podemos hidratar toda la piel con hialurónico dando un plus de hidratación a una piel que esta desvitalizada, apagada o seca.

Podemos dar volumen de acuerdo con el grado de renticulacion , por ejemplo el grado de densidad que tenemos de hialurónico.

Si nosotros tenemos un grado de renticulacion más bajo daremos poquito volumen, entonces lo podremos poner en arrugas muy finitas, en zonas como por ejemplo, las arrugas de la zona del código de barras, rellenaremos esas arrugas finitas sin dar mucha proyección para evitar el famoso “boca de pato”.

Si queremos un grado de reticulación un poquito más alto, o sea dar un poquito más de volumen, tendremos un hialurónico con unas características en donde podemos dar volumen a los labios para que cojan más volumen.

Si tenemos un grado de reticulación un poco más alto todavía, daremos mucho más volumen y rellenaremos zonas que necesitan más producto, como pueden ser los pómulos.

 

Espero haberos ayudado a diferenciar estos dos conceptos, que hoy en día suenan mucho y vemos a diario en la televisión o en las revistas, pero que muchas veces puede dar lugar a equivocaciones.

 

Si tenéis alguna duda podéis preguntarme y recordad que la primera consulta es gratuita y en ella haremos un diagnostico gratuito de vuestra piel.

Os animo a suscribiros a la newsletter del Blog para que todas nuestras noticias, post y novedades os lleguen al mail.

 

¡Un abrazo!

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

La blefaroplastia sin cirugía ya es posible.Eliminación-del-xantelasma