en Medicina estética, Tratamientos

¡Hola!

En estas fechas tan señaladas a todos nos gusta lucir buena cara, por eso hoy vamos a tratar uno de los temas estrella en nuestra clínica, las arrugas faciales.

 

Las arrugas son pliegues de la piel que se forman como resultado de la acción de los músculos a causa de los gestos que realizamos a diario. A medida que envejecemos estos pliegues se van haciendo más evidentes y se acentúan con hábitos poco saludables como la exposición solar sin protección, la falta de hidratación, el tabaco etc.

 

Podemos distinguir hasta 3 tipos de arrugas en el rostro: las Arrugas estáticas, dinámicas y las arrugas causadas por la gravedad.

 

Las arrugas estáticas son aquellas que aparecen debido a la pérdida natural del volumen del tejido, de colágeno y de elasticidad y se corresponden a los pliegues naturales de la piel.

Este tipo de arrugas las tenemos desde el nacimiento, pero se marcan más con la edad debido al movimiento repetitivo de los músculos a lo largo de los años, lo que hace que sean visibles incluso estando en reposo.

Para el tratamiento de las arrugas estáticas utilizaremos el relleno con ácido hialurónico. Lo que hace el ácido hialurónico específico es suavizar esas arrugas rellenándolas sin dar volumen. Además, proporciona una hidratación intensiva mejorando la textura y elasticidad de la piel que nos ayuda a prevenir la aparición de nuevas arrugas.

 

Las arrugas dinámicas se forman por los movimientos faciales repetitivos, como fruncir el ceño, sonreír, entrecerrar los ojos y fruncir la boca, son las llamadas arrugas de expresión. Estas arrugas por lo general comienzan a aparecer en torno a los 25 años.

 

Para su tratamiento se suele utilizar la toxina botulínica o Bótox. Lo que vamos a conseguir con el bótox es relajar la musculatura para que no se tense tanto al gesticular y así no tire de la piel cuarteándola. Su correcta aplicación no nos restará expresión, pero si “ablandará” el músculo que se mostrará más suave.

Por último, existen las llamadas arrugas gravitatorias. Este tipo de arrugas se producen como consecuencia del proceso de envejecimiento.

Con el paso de los años la piel va perdiendo colágeno y elastina y va cayendo por efecto de la gravedad acentuando las arrugas dinámicas, es lo que comúnmente denominamos flacidez.

Este tipo de arrugas suelen aparecer a partir de los 40 años y envejecen el rostro notablemente.

Para su tratamiento se suele utilizar el ácido hialurónico para rellenar las arrugas o los hilos tensores que con la tracción nos ayudan a tratar la flacidez.

 

Es muy común la combinación de estos métodos para tratar las arrugas de manera más completa y con resultados más naturales, por eso, os animamos a que pidáis cita y os haremos una valoración gratuita de vuestro caso para conseguir un resultado espectacular.

 

Esperamos haber resuelto algunas dudas con este post, para cualquier consulta os esperamos en Vigo y en A Coruña

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

manchas faciales PIDE TU CITA GRATIS